Tres canciones infectadas de coronavirus

ORLANDO CANSECO. Para Mh Radio. Ciudad de México, 12 de mayo de 2020. La aparición del COVID-19 en una de las ciudades del país de China, ha generado una pandemia mundial que ha provocado miles de muertos e infectados, como también una desaceleración en la economía mundial, que se refleja cada vez más en los sectores más pobres y marginados del planeta, sobre todo, en países como el nuestro.

En nuestro contexto nacional, desde el 23 de marzo, inició en nuestra ciudad y en toda la República, el confinamiento para evitar la transmisión de este virus y así “aplanar” la curva de contagio, que a estas alturas, estamos en la más alta probabilidad de contagio si no respetamos y hacemos las recomendaciones de aseo.

Uno de los sectores que ha sido impactado por todo este fenómeno, es el de lxs músicxs subterráneos que no cuentan con un trabajo estable, y que han buscado formas de capitalizar su trabajo a través de conciertos vía streaming, ofreciendo “tocadas” en vivo y sus cuentas para hacerles depósitos y poder sobrevivir a este ambiente de miedo e incertidumbre, miedo que se generaliza cada vez más, porque, como dijo Franco “Bifo” Berardi “El miedo a una pandemia es más peligroso que el propio virus” (Sopa de Wuhan: 2020, p. 44).

Y justo, lxs músicxs con su imaginario social, comienzan a relatar su historia, a tratar de ordenar estos eventos que son caóticos para comprenderlos, iniciando así la mitificación de su tiempo con canciones que hablan de este fenómeno biológico que a más de unx, ya le comienza a dar temor. El imaginario social, aclaremos, es aquella “creación indeterminada e incesante de la sociedad, de sus producciones y de los significados, sentidos y prácticas que se movilizan con esas producciones (Vázquez, 2002)” (https://www.antropomedia.com/2011/11/14/el-imaginario-social-de-cornelius-castoriadis/), en este caso, las canciones.

Por ello mencionaré tres canciones recientes, que hablan del coronavirus de manera jocosa, temerosa o con crítica social que buscan explicar su tiempo actual:

“LA CUMBIA DE LA CUARENTENA” de Flor Amargo (publicada el 29 de marzo de 2020). Una jocosa cumbia que habla del hartazgo de estar encerrada en su casa y soportar a su pareja. Una sabrosa crítica al trabajo, pero más a la fatiga de estar compartiendo un espacio con otra persona. Muy al estilo “Pimpinela”, el video divierte por la circunstancia en que estamos todos ahora. Ella canta con mucho humor y sarcasmo: Hace seis días y medio que estoy yo con él/la cuarentena ha empezado y yo ya me cansé. Acá el video:  https://www.youtube.com/watch?v=yXJHUUkAmqo.

EL MAR DE LAS MISERIAS de Ada Castro (publicada el 7 de mayo de 2020). La joven Ada Castro es más concreta y directa en su texto: la pandemia como ventana de las desigualdades económicas y sociales. Muestra el lado oscuro de las medidas del confinamiento, ya que describe a la clase trabajadora que no puede estar en casa por ganarse su sustento, además de denunciar a las empresas privadas como entes explotadoras. Ella canta: Dijeron los patrones/que sana es la distancia/luego justificó despidos/y más enfermos que trabajan/y no hay noches, suena el rey de las pandemias/mientras va saliendo a flote/el mar de las miserias… Acá el video:

EL VIRUS de Carlos Reyes “El Charlie” (publicada el 1 de mayo de 2020). Veterano de rock urbano de allá de Azcapotzalco, hizo lo suyo con esta canción. Desde su perspectiva, el virus “es el capitalismo, la explotación del hombre, de la tierra” y que ambienta con un rock rítmico y juguetón. “El Charlie” hace una alegoría del virus de manera más panfletaria sin quitar el dedo de la llaga: virus = miedo a luchar, alienación y todas las consecuencias que trae consigo el capitalismo que hoy es el neoliberalismo. Acá su video:

La llegada del COVID-19 ha dejado abierta una herida que aún no sabemos cuando cerrará, y que su aparición ha causado miedo, angustia y hartazgo en los habitantes de esta ciudad. Sin embargo, lxs artistxs músicxs ya están trabajando para dejar un legado de cómo ven y sienten este momento histórico (e histérico).

Y como dijera Slavoj Zizek: “La propagación continua de la epidemia de coronavirus también ha desencadenado grandes epidemias de virus ideológicos que estaban latentes en nuestras sociedades: noticias falsas, teorías de conspiración paranoicas, explosiones de racismo” (Sopa de Wuhan: 2020, p. 21). Y para contra restarlas: la música y el arte.

A %d blogueros les gusta esto: