Tres de copas: literatura desde la comunidad, lo urbano y las maquinitas

ORLANDO CANSECO. Para MH Radio. Ciudad de México, 3 de diciembre de 2021. En la VD Cafetería se llevó a cabo “Tres de copas”, un encuentro de poesía y cuento casi a 8 bits con tres cuates de la periferia de la ciudad: Everardo Martínez, Marcos Pablo López y Daniel Jiménez, los tres con propuestas diversas a cerca de la ciudad y las costumbres modernas de la humanidad.

            Everardo Martínez comentó: “¡Hola! ¡Hola! Hola. Muy buenas noches. Muchas gracias por acompañarnos en este evento que se llama «Tres de copas». Creo que es el primero después de muuuuchos años de pandemia en el que estoy, aquí en la Ciudad de México. Y nada mejor que con mis carnales Marcos Pablo y Daniel Jiménez. Y estoy muy contento de que estén todos acá”.

            Everardo tranquilo y contento define la sesión: “Yo hago cuento corto y mini ficción. Entonces, el evento básicamente va a ser en tandas. Vamos a aventar dos tandas cada quien. Entonces voy a empezar”.

            Everardo se acomoda y dice: “Les voy a leer este cuento. Yo soy de Iguala, Guerrero y escribo desde la comunidad, escribo desde lo rural y escribo con esta fusión con lo urbano. Entonces les voy a compartir este cuento que se llama «Aluminio» que habla básicamente de estos encuentros y estos encuentros y desencuentros”.

            Más tarde vendría Daniel Jiménez que alegre dice: “¡Muchas gracias! Buenas noches a toda la banda. Qué chido estar acá con Ever, con Marco y que chido que otra vez estamos aquí en la VD Cafetería. Yo estoy más acostumbrado a hacer poesía en voz alta, casi siempre parado y gritando, y a veces sin micrófono. Y ahora estoy jugando como visitante porque casi no suelo leer estos textos que están más pensados para lecturas más íntimas, quizá personales, y no tanto para para voz alta. Hoy prescindo de esos textos y le voy a dar a estos que forman parte de diversos materiales. Éstos son del más reciente que estoy haciendo que va sobre las resistencias que se gestan en la era de los infómatas, en donde se almacenan datos y no recuerdos”.

            Para cerrar la última ronda. Marcos Pablo se acomoda y dice: “¡Qué tal! Buenas noches. Un gustazo. Me toca mi intervención. Antes que nada, muchas gracias por acompañarnos, por regalarnos un poquito de ese tiempo que a veces pareciera que se nos va, que se nos escurre de las manos, tiempo que siempre hace falta, que nunca hay, y ondas así”.

            Luego, se presenta: “Mi nombre es Marcos López, nací en Ciudad Nezahualcóyotl, pero radico desde hace muchos años en Cuautepec de donde versa la mayoría de mi trabajo literario, siempre trato de hablar de ese lugar al norte de la ciudad, hablar de su marginalidad, de sus carencias, de su gente, más o menos por esa onda va mi literatura”. Y nos comparte cuentos de su libro “Xinaztli”.

            Así, cada uno impregna su propia voz, su propia imagen del pueblo, de las maquinitas, de las calles del Chiquihuite. Literatura marginal que es interesante oír cuando uno habita el centro de la ciudad.

A %d blogueros les gusta esto: