Una noche de Polka Madre, una noche de Szkojáni Charlatans

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 31 de diciembre de 2014. La noche no es tan fría. Así que camino junto con mi amiga por la avenida Salamanca hasta perdernos, literal por el parque México. Estaba seguro que esa calle nos llevaba al Pata Negra, sin embargo, me desorienté y caímos a varias calles del lugar.

El Pata Negra, me comenta mi amiga, parece un bar estilo alemán, con paredes y piso de madera, semioscuro y más menos pequeño. Estábamos casados de recorrer el centro de la ciudad y estábamos medio adormilados.

Pedimos unas cervezas y nos sorprendió el precio exagerado de cada botella. El lugar se llenaba. Vi caras conocidas que pronto llegaron a saludarme mientras el primer grupo se alistaba para ofrecernos su música.

‘Ella es tal y es directora de cortos, ¿lo has visto?’- me dice otra amiga que lucía hermosa con su cabello suelto. Le digo que no y ella le comenta que tengo un programa de música. En fin. Cruzamos algunas palabras y de pronto se va.

El ambiente comienza a ponerse calientito. La banda Szkojáni Charlatans, grupo de Transilvania comienza a sonorizar. El bullicio es impresionante. Todo el ambiente es una mezcla de perfumes y lociones que me revuelven un poco el estómago.

Minutos después, uno de los músicos del grupo, leyendo en un papelito dice en un español mal hablado: “Buenas noche damas y caballeros. Somos Szkojáni Charlatans. Les presentamos la música de los gitanos desde Europa” y comienza una pequeña sesión de música gitana de buen sabor, calidad y ritmo.

El sonido de Szkojáni Charlatans me hace olvidar las náuseas y me entrego a su música. Szkojáni Charlatans es un grupo transnacional de músicos callejeros que han viajado durante algún tiempo por el mal llamado ‘Viejo continente’ y América del Norte. Son una banda acústica con percusiones, alientos y cuerdas. Presentan música tradicional gitana que han aprendido de países como Hungría, Rumania, Bulgaria, Grecia y Turquía. Participó en el reciente Festival Mundial de las Resistencias y las Rebeldías Contra el Capitalismo convocada por el EZLN. Para nosotros fue lo mejor del festival.

El percusionista reprende al ingeniero de sonido pidiéndole ‘por favor más graves’ para su pandero. El inge parece no querer por el problema de la retroalimentación del sonido, pero hace lo que puede, y se mejora mucho el sonido. El ‘violinista’ se baja y baila entre la muchedumbre causando una algarabía y admiración por su baile.

Más tarde comienza Polka Madre, una banda mexicana que ‘ni es punk ni gitana’ y que desde hace tiempo viene presentando música balkánica en la ciudad de México pero con tintes propios. Se conforma de tuba, guitarra, clarinete, batería, sintetizador y acordeón.

“¿Cómo están? A ver: los queremos ver saltar, bailar y gritar” comenta Sergio García quien toca la tuba para reventarse un clásico del grupo. En un intermedio vuelve a gritar Sergio: “¿Dónde esta la familia Polka Madre?” y todos gritan eufóricos. La pieza recomienza con un ritmo más apresurado y frenético.

Polka Madre se integra por Enrique Pérez en el clarinete, Marina de Ita en el acordeón y teclado, Cynthia Martínez en el violoncello y requinto jarocho, Sergio García en la tuba y Ricardo Romero en la batería y percusiones. Y en esta ocasión Aarón de los Szkojáni Charlatans los acompaña en el guitarrón.

Polka Madre, a pesar de no tener sus elementos originales, continúa con la misma energía del principio. Una banda fundamental en la escena del género balkánico en la ciudad de México. A pesar de la falta de Eric, el cantante, su música conserva lo esencial del proyecto: la música instrumental.

Una noche intensa para cerrar un buen año. Para seguir a estas dos interesantes bandas, hacer click en Polka Madre y Szkojáni Charlatans, ésta última se presenta en el Foro Hilvana el próximo viernes 2 de enero de 2015 a las 21:00 hrs, entrada $60 pesos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: