«Vulviterráquea»: Marina de Ita*

Vulviterráquea

Despierto vulviterráquea y cuasipúdica
serenella protocínica de mil años
el olor de este domingo es de pan florimalcriado
dulcicremado
libertad citrisalada
cristalizálida
los primos en disputa
por probar el saborcillo de la niña
afilada en su forma verbicorne
afinada
desafinada y vuelta a afinar
en sol
no sostenido

Hoy es domingo de derechos:
los sin voz, los incoloros
los de austero adjetivar en el cauce calendárico
con abrigo matutino de pelambre pusilánime,
los de versos somnotímidos, de arrojo desprendido
y fulgor extinguido
brillamos disfrazados de llovizna melorgásmica
con pelucas de pavorreal
maquillaje diamantina salpicado
de dramáticas estrellas putrilíquidas
y uno que otro desvarío espasmoplumbálgico
amibas arribistas en desfile carnaval
vestidas de sístole y diástole
minúsculos y mayúsculos del brazo
desnudos de tiranas jerarquías
y emociones melotímbricas
ahí va la flor con su disfraz de taquicardia
desbordadas las angustias de la carne
pornodanzantes
cosmotajantes
coreando con notas de hipo alguna petición
algún hic hic hip-hop desde estruéndico diafragma
encaramado filete transversal
el diafragma
encargado de turno en la oficina celeste
del canto, el vómito y una que otra cosa
doméstica
más
bailar tap tap, tapioca, teporocho, teporingo,
irradiar
tornasolar
            de lentejuela como el mar de aquella tarde
en Baja California
Sur

* MARINA DE ITA. Música, poeta, alcohólica en recuperación y célibe (solo por hoy). Cofundadora de las bandas Polka Madre y Las Luz y Fuerza, en las que toca acordeón y teclado y compone parte de los temas. Ha colaborado con cantautores como Nancy Zahmer y el mismísimo Lobo Estepario, y con varias bandas. Recientemente ha experimentado en solitario mezclando poesía musicalizada y canciones (“Vulviterráquea” es de sus favoritos acompañado de un pianito swingeado). Ha publicado el poemario Me gustan las cabezas calvas (La noche de Oaxaca, 2000) y algunos textos en revistas como Casa del Tiempo y Punto de Partida. Obtuvo premios universitarios como el Punto de Partida en Dramaturgia (UNAM 1998) y uno de Poesía Joven en la UAM Iztapalapa (2002). Le huyó a la escritura por unos veinte años, pero esconderse fue insostenible y hela aquí con planes de libro y de seguir compartiendo en lecturas y donde se pueda…

A %d blogueros les gusta esto: