Festival «Surfeño 2017» incendió la noche

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 1 de abril de 2017. Con 10 bandas mexicanas y dos de Estados Unidos de América, la primera edición del Festival Surfeño 2017, incendió la tarde y noche de este caluroso sábado, dejando al público asistente extasiado y alucinado en Bajo Circuito.

Sólo faltó la playa y las grandes olas para surfear dentro del recinto que, por momentos, se volvía un pequeño horno que elevaba la temperatura con los suaves sonidos de las guitarras o con las estridentes notas que hacían mover el cuerpo y gritar de manera descontrolada.

Bandas como Los Caguama (Guadalajara), Los Cracken (Tabasco), Sys Malakian (CDMX), The Mexican Weirdoh’s (Baja California Norte y con cierto machismo en su speech), comenzaron a calentar la tarde con un sonido clásico del surf.

The Sonoras (CDMX) a su arrivo al escenario, anunciaban de alguna manera que el evento se pondría cada vez mejor. Su música es bastante melódica y dinámica, bien elaborada que agrada. Dr. Tritón (CDMX) con sus máscaras ofreció una efectiva sesión; mientras que Los Elásticos (CDMX) con su furia, pusieron a bailar al público, más cuando casi todos se arremolinaban sobre “la chica elástica” que bailaba sensual y alegre de arriba/abajo del escenario.

Los Grainders (CDMX) sonaron pero sin un sonido nuevo o excitante, aunque bien ejecutado. Al contrario, Los Granujas (CDMX) prendieron nuevamente con su música surf mezclada con toques electrónicos y simplers, hasta que se les ocurrió tocar una especie de cumbia que no iba al caso.

Lo mejor comenzaba con Hikury Beach (San Luis Potósí) que viene con un sonido mucho más rockero sin dejar la esencia del surf. Son numerosos y arman un buen espectáculo con sus máscaras de piel tipo sadomasoquista; y picos en la parte superior de ella. Su material original es divertido y emocionante; a pesar de sus covers de los sesenta que fue una manera de ganarse al público fácilmente. Sin embargo, la banda es muy recomendable.

Con la llegada de The Volcanincs (Los Ángeles, California, E.U.A.) la noche enloqueció. Con su sonido instrumental de surf y su “frat rock and roll”, ofreció una hora de energía, baile, además de buenos y divertidos pasajes instrumentales y vocales. David «Whitey», bajista y vocalista del grupo, comentó en inglés y en clara alusión a la construcción del muro fronterizo que desea realizar Donald Trump, presidente de los Estados Unidos de América: “Quiero decir algo (si no me entienden, tradúzcanlo a sus compañeros): la música no tiene fronteras, la música es universal, somos hermanos. Gracias por invitarnos. Ha sido una gran noche”, lo que arrancó simpatías, gritos y aplausos de los espectadores.

Pero llegaría la explosiva y alucinante banda Daikaiju (Huntsville, Alabama, E.U.A.), un cuarteto que marcaba la diferencia a los anteriores grupos. Desde que comenzó a tocar, lo hicieron desde abajo del escenario que echó lumbre, rodeado de todos los asistentes. Daikaiju no es un grupo simple de surf, con melodías sencillas y hasta “fresas”. Al contrario, es una banda que mezcla el surf, el punk, el postpunk y la perfomance en una puesta en escena casi teatral, con máscaras que recuerdan al teatro japonés; nunca usan la palabra hablada. Una onda mímica que revienta en cada una de sus piezas con riffs virtuosos, bajos violentos, baterías esquizofrénicas y una segunda guitarra rítmica que sostiene y en vuelve muy bien a todo el grupo, convirtiendo el espacio en un lugar de danza, casi primigénia, de los escuchas.

Daikaiju realizó un verdadero acto ritual en el centro de Bajo Circuito, en donde interactuaban directamente con su público ya sea bailando, aventándose a ellos, dejándose cargar, fundiéndose con la masa misma sin ningún problema; subiendo y bajando del escenario, invitando al público a subir, incitándolos a ser parte del show, lo que ocasionó que los agentes de seguridad del lugar se molestaran y caldearan el ambiente de por sí candente. Para rematar, al concluir el concierto, el baterista prendió fuego a su tom de piso en plena calle, además de quemar una de las guitarras y el bajo del grupo.

Un gran cierre del Surfeño 2017 que esperemos que para la siguiente edición, iguale o mejore este primero, ya que demostró que hay buenas bandas emergentes de surf, y trayendo otras extranjeras de buena calidad como The Volcanics y Daikaiju de los Estados Unidos de América.

Felicitamos a los organizadores de este primer festival de surf que da muestra de los grupos nuevos que empiezan a surgir en la Ciudad de México y otros estados de la República Méxicana, refrescando la escena musical de México. (Traducción y fotografías: Claudia L. Mateos/Edición fotográfica: Orlando Canseco).

A %d blogueros les gusta esto: